lunes, 20 de noviembre de 2017

FORMALIDAD CATALANA



Si no me he enterado mal, la agencia europea del medicamento tiene que irse de su actual sede en Londres porque Inglaterra se va a salir de la Unión Europea.
Al gobierno español se le ocurrió ofrecer Barcelona (la capital de la región española que quiere quedar al margen de la comunidad europea) para que se instalen en ella los que tienen que irse de Londres en cuanto Inglaterra deje la Comunidad Europea.
Los catalanes, que se empecinan en dejar de ser parte de la Unión Europea al separarse de España, culpan al gobierno español de que la agencia europea del medicamento se establezca en otra ciudad de otro país, que acepte seguir siendo parte de la Unión Europea.
¿Y se las dan los catalanes de serios y formales?

Anda ya….

sábado, 18 de noviembre de 2017

UNA, GRANDE, LIBRE

A ocho años del medio siglo del advenimiento de la democracia, tiempo es ya de echar cuentas.
¿Vivirán mejor los españoles del próximo 20 de Noviembre mejor que vivían los  del 20 de noviembre de 1975?
Cachivaches informáticos aparte, ¿qué tienen los españoles de ahora que no tuvieran los de 1975?
¿Se ha confirmado que sin Franco los españoles son más felices que con Franco?
¿Las versiones contradictorias  al alcance de los españoles de ahora, ¿les permiten estar mejor informados que cuando solo se difundía la versión oficial de un asunto?
¿Es más UNA la España del conflicto catalán de ahora que la España de antes?
¿Es más grande con Cataluña ya casi escindida?
¿Son más libres los españoles de ahora que votan varias veces al año que los de antes que raramente lo hacían, si es que votaban alguna vez en su vida?

 









 A ocho años del medio siglo del advenimiento de la democracia, tiempo es ya de echar cuentas.
¿Vivirán los españoles del próximo 20 de Noviembre mejor que vivían los  del 20 de noviembre de 1975?
Cachivaches informáticos aparte, ¿qué tienen los españoles de ahora que no tuvieran los de 1975?
¿Se ha confirmado que sin Franco los españoles son más felices que con Franco?
¿Las versiones contradictorias  al alcance de los españoles de ahora, ¿les permiten estar mejor informados que cuando solo se difundía la versión oficial de un asunto?
¿Es más UNA la España del conflicto catalán de ahora que la España de antes?
¿Es más grande con Cataluña ya casi escindida?
¿Son más libres los españoles de ahora que votan varias veces al año que los de antes que raramente lo hacían, si es que votaban alguna vez en su vida?

 


















o








o

martes, 7 de noviembre de 2017

LA TONTOCRACIA

Cuando los españoles se entusiasmaron tanto al votar la primera vez para elegir gobierno, ya había vivido yo cinco años en un país donde eso de la democracia medio funcionaba y tres más en otro en el que la democracia era un desastre mayor que la dictadura del difunto Franco.
Me abstuve de votar en España hasta que metí en la urna el sobre y la papeleta que mi hija me dio.
Después, y por inercia, cumplo puntualmente con mi hija al acudir a las urnas.
Así que, con conocimiento de causa, puedo confirmar que eso de la democracia es una TONTERÍA.

Una entretenida tontería, eso si. Todos hablan de todo, como si todos supieran de todo lo que hablan.

lunes, 6 de noviembre de 2017

P(U)IGDEMONT

Es menester ver el lío que se ha liado por la huida del tal Puigdemont, propiciada por la dejación de funciones del gobierno de España, un gobierno de babiecas que siempre está en Babia.
¿A nadie se le ocurrió mandar que no perdieran a Puigdemont de vista ni un minuto mientras, y después de que se paseara por las calles de su pueblo, en loor de multitudes?
“Es que vigilarlo, sin orden judicial, habría sido ilegal”,  protestaría el pánfilo.

Pues vale, pero el individuo permanecería a buen recaudo y sin pregonar al gobierno que lo dejó escapar.

domingo, 5 de noviembre de 2017

CATALANES Y BELGAS

Si tenía que escaparse Puigdemont, no podía haber sido a otro país que a Bélgica, rareza de unidad mantenida a pesar de la permanente tentación para fragmentarse.
En tamaño, Belgica coincide con los 32.000 kilómetros cuadrados de Cataluña, donde la gente está menos apretada.
En cuanto los catalanes dejaran de hacer la puñeta para dedicarse a hacer un par de millones más de catalanitos, los dos paises serían uno espejo del otro.
¿Y cómo ven sus vecinos a los belgas y los catalanes?.
Todos los chistes que se aplicaban en España hace años para ridiculizar a los de Lepe ya se contaban en Europa referidos a los belgas.
Para los demás españoles, los catalanes son generosos, desinteresados, ocurrentes, espontáneos y de natural simpatía.
Parecidos a aquel negrito cubano del  que se decía que todas las mañanas rezaba: “Dios mio, hazme blanco, aunque sea catalán”.

Negrito que era una rareza entre los de su casta: preferían seguir siendo negros.

LA PATRIA ESA ENTELEQUIA

 Esa ventolera de indignación inducida que hace ondular últimamente a los españoles tiene su intríngulis: ¿es el patriotismo consecuencia del sentimiento que emana de la patria?
¿Es la patria el punto de coincidencia sentimental de los que se identifican como patriotas?
¿Es posible una patria sin patriotas? ¿Puede el patriota transferir su amor de una patria anterior a otra posterior?
Con una publicidad eficaz todo es posible, y mucho más si al receptor de la propaganda le da igual ocho que ochenta, y le importa tanto el jabón como el hilo negro.
(Hay una dentistería sevillana que, en su anuncio radiofónico, se declara a sus futuros clientes “comprometida con su sonrisa”).  
Si los dientes pasan a ser más imprescindibles para sonreír que para masticar y triturar los alimentos, ¿qué puede esperarse de la Patria?
¿Debe estar dispuesto el ciudadano a matar al enemigo de su patria y a dejarse matar por ese enemigo?
En esto de la patria hay demasiado cuento. Tanto o más que en ese hálito intangible conocido por amor, que en el momento de materializarlo ya empieza a esfumarse.
Amor a la patria: doble fantasía, eternidad caduca.



miércoles, 1 de noviembre de 2017

O PAGAS O TE LA CARGAS

Halloween, la festividad que los norteamericanos metieron de matute a España y que mandó al Tenorio a la covacha de los cachivaches, es algo que cautiva a los propensos a dejarse cautivar por lo exótico.
“Tip or Trick”, (“si no sueltas la pasta te hago una putada”)  es la disyuntiva que plantean los niños a los adultos en Halloween.
Mas o menos la que los blancos emigrantes plantearon a los indios nativos que se encontraron al llegar: “si no os quitáis de en medio, os matamos”.
Y los  mataron a casi todos porque, además, en vez de castigar a los asesinos les daban un premio por cada asesinato.
¿Y cómo demostraba el asesino de indios que había matado a tantos como por los que pretendía cobrar?
No era cosa de arrastrar los cadáveres de todos los muertos hasta el cuartel donde las autoridades les pagaran lo que por matarlos hubieran prometido.
Así que el alimañero que mataba indios les arrancaba la cabellera que guardaba en un saco y cobraba por haber matado tantas alimañas como cabelleras de indios presentara.
¿Y no es una contradicción que una forma de vida basada en la competencia entre iguales, como son los Estado Unidos, premie la mendicidad?

Desde luego que no porque lo que se pide no remite a Dios su pago, sino a la bomba de hidrógeno que caerá sobre el que se atreva a rechazar la exigencia. 

sábado, 28 de octubre de 2017

SEPARATISMO Y SOCIALISMO

.Veinte días para recuperar lo que permitieron que se llevaran a manos llenas durante 30 años los separatistas catalanes.
En eso ha quedado la aplicación del artículo 155 de la Constitución, tan esperado por los partidarios de la unidad de España y tan temido por los separatistas catalanes.
¿Y los socialistas?
Como siempre, han hecho trampas para que, aunque pareciera que respaldaban a sus adversarios naturales del PP, su apoyo fuera tan a corto plazo que permitirá revigorizarse al separatismo.
Así, el previsible fracaso de la aplicación del artículo 155 desacreditará al Partido Popular, revigorizará el separatismo y colocará al Partido Socialista como última esperanza contra la fragmentación de España.
Veinte días le han dado a Rajoy para que recomponga los vidrios rotos a lo largo de 40 años.

A propósito o por azar, separatistas catalanes y socialistas aliados frente al enemigo de ambos: Mariano Rajoy y su Partido  Popular.

viernes, 27 de octubre de 2017

LA ANGUSTIA

En éstos histéricos momentos en los que desde hace días parece que España tanto se puede romper en pedazos como seguir entera, la gente sencilla sentimos que la nostalgia nos acogota.
¿Qué nos amurria, nos aplana y nos hace entrar en estado catatónico?
Ese espectáculo catalán que las televisiones—la 5 y la 6 sobre todo—han orquestado para amedrentar a los españoles para que, acobardados, compremos sumisamente lo que su publicidad nos ofrezca.
La resignación fatalista ante lo que ocurrirá es mucho más cómoda que desriñonarse para impedir lo que pasará.

”Frater, ya lo sabemus”, la mejor respuesta a la admonición frailuna “frater, de morire habemus”.

miércoles, 25 de octubre de 2017

INEVITABLE

Hablando de lo de Cataluña, ¿han servido las autonomías para algo más que para que se repartan el poder y el bienestar ocioso los cada vez más que vampirizan a los cada vez menos que producen riqueza?
Tiempo perdido y oportunidad desperdiciada, si la crisis secesionista catalana se ventila haciendo retroceder el tiempo al momento en que Puigdemont amago y no concretó la declaración de independencia.
España condenada a su perpetua ambigüedad contradictoria: invadida e invasora, verdugo y mártir, depredadora y presa.
Pueblos como los distintos pueblos españoles a los que solo la fuerza unió no necesitan para volverse a dispersar estímulos adicionales.

Y las autonomías llevan en sus genes el tentador impulso a dar un paso más: el de la independencia.

lunes, 23 de octubre de 2017

LA INDEPENDENCIA, EL JUEVES

“El Parlament proclamará el jueves la independencia de Cataluña” anuncia hoy el “Diario Público”.
Si fuera cierto, y no hay razones para dudar de que no lo sea, la fragmentación de España que se está gestando desde 1978 habrá llegado a su fin.
Como el de cualquier estado independiente, el gobierno del Estado Catalán consideraría invasoras a todas las fuerzas armadas y policiales del territorio que no acaten su soberanía.
Y el Estado Español estaría legal y moralmente facultado para repeler la agresión con todas sus fuerzas disponibles.
Como en todos los conflictos de la historia de la humanidad, serán las armas de los contendientes las que resuelvan la disputa.
Si así tuviera que ser, y si a los catalanes independentista se les fuerza a aceptar la integración en España que no admiten, el problema de Cataluña se habrá resuelto o mitigado.
Pero, a menos que se aproveche la ocasión que Cataluña brinda con su insurrección, el peligro de que España se fragmente continuará.
Las autonomías implantadas en 1978 son el eje centrífugo en el que España se estructuró para que cada comunidad autónoma se aparte progresivamente de España.

Si lo de Cataluña debe utilizarse positivamente, el eje del estado deberías generar fuerza centrípeta, que atraiga a las regiones españolas en lugar de distanciarlas.

domingo, 22 de octubre de 2017

LA PATRIA Y LAS PATRIAS

Puede que Patria y Libertad sean sinónimos y que por la patria, como decía Cervantes de la libertad, “se puede y se debe arriesgar la vida”.
Pero por muy bonita que esa frase sea, convertirla en hecho es, como mínimo, una insensatez.
¿De qué le aprovecha a la patria de un individuo que muera por defenderla?
Si acaso, le convendría que matara al que amenace a su patria, esa palabra de significado evanescente y de valor opuesto al que le da el patriota que mata por ella, o se deja matar por su patria particular.
En ésta España en la que en tiempos de Franco era la Patria el valor supremo, a la patria total la reta una patria progresivamente reducida: primero regional y, después comarcal, local, de barrio y domiciliaria.
Así que pasen unos años, la patria será un concepto de dimensión individual. Cada ciudadano será su propia patria y reclamará su derecho a defenderla contra las intromisiones del vecino.
España, ese vehículo con capacidad para que se desplacen por las autopistas del mundo todos los españoles, será un atasco de monoplazas.

Al tiempo…

sábado, 21 de octubre de 2017

EL 155


   

Por primera vez desde que España sufre el régimen de organización política que ha desembocada en la actual amenaza cierta de que se fragmente su territorio nacional, los partidos políticos parece que están de acuerdo en aplicar el artículo 155 de la Constitución.
Articulo 155:
1.-“Si una Comunidad Autónoma no cumpliera las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta en el Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquella al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones para la protección de mencionado interés general.
2.-Para la ejecución de las medidas previstas en el apartado anterior, el Gobierno podrá dar instrucciones a todas las autoridades de las Comunidades autónomas.”
    Partido Popular y Partido Socialista, los dos con mayor representación parlamentaria, se han puesto de acuerdo en la aplicación del articulo 155 para atajar la deriva de Cataluña, y también Ciudadanos, cuarto por número de escaños.
Podemos, una fusión teóricamente imposible de comunismo dictatorial y acracia libertaria, se oponen a la aplicación del artículo.
   Pero el gobierno solo ha podido conjuntar esa coalición pasajera limitando sus efectos en el tiempo, y ha cedido a que se convoquen cuanto antes elecciones regionales en Cataluña, para retornar a la normalidad que ha llevado a su declaración de independencia,
   Ya se anticipa que esas elecciones podrían tener lugar en Enero, por lo que tendrían que convocarse en Diciembre.
En poco más de mes y medio, la administración del Estado Central tendrá que desmontar la tupida red de influencias, sobornos e intereses  que urdió durante 40 años la administración regional condicionada al logro de la independencia.
   El reflujo independentista, durante cuarenta años alimentado, es imposible serenarlo en 40 días.
   Cuando los catalanes vuelvan a elegir gobierno propio, la mayoría que los separatistas conseguirán será superior a la que les permitió la pantomima de la independencia con la que el presidente Puigdemont amagó.

    

viernes, 20 de octubre de 2017

EL PAIS DE LA ALEGRÍA

Antes incluso de que el hombre anduviera sobre sus dos piernas sin impulsar sus movimientos con la ayuda de sus dos manos, ya intentaba alcanzar esa satisfacción plena que acabó conociéndose por felicidad.
Una de las más habituales maneras de  descubrir si un hombre es o no feliz es la expresión de su rostro: si ríe es feliz; si en vez de reír llora, es desgraciado.
La cara, el espejo del alma.
Basta escrutar la expresión de la cara de un individuo o individua para  hacer un diagnóstico certero sobre su estado de ánimo: si ríe es feliz; si no lo hace, desgraciado.
Y como los pueblos son la síntesis de los individuos que los integran, el pueblo andaluz es necesariamente un pueblo feliz.
Si alguien lo duda tiene la oportunidad de comprobarlo.
No tiene que hacer más que el movimiento instintivo que, a fuerza de repetirlo, se ha hecho definitorio del comportamiento humano: pulsar el botón de encendido del mando a distancia de su televisor.
Si tiene la habilidad y la fortuna de sintonizar el canal de la televisión que el PSOE tiene en Andalucía comprobará que el andaluz es feliz porque la televisión refleja el mundo como el que maneje la televisión quiere que sea, no como el mundo es.
Y la televisión andaluza, desde que Dios amanece hasta que a altas horas de la madrugada se acuesta, el mundo que propone para sus espectadores es una sucesión ininterrumpida de los síntomas de la felicidad: la risa y el cante.
Cuentachistes que interpretan las ocurrencias y gracias de otros y cantaoras o cantaores uniformados a la manera antigua, porque cualquiera tiempo pasado fue mejor, que recrean con sus voces los viejos cantes de sinagoga o los sonoros alaridos del muecín.

Es la alegría de la televisión de Andalucía una alegría de los crueles tiempos de la antigüedad que la nostalgia del pasado propone como ansiada meta para un incierto futuro.

jueves, 19 de octubre de 2017

LA ESPAÑA JARTIBLE

Se dice por aquí que es “jartible” la situación  tan onerosa de aguantar como la del que está obligado a llevar en brazos a un niño hasta que cumpla los 30 años.
Un suponer: lo de Cataluña.
Si los catalanes que se quieren ir se hubieran ido sin despedirse siquiera, y si el gobierno que no quiere que se vayan hubiera discutido menos y actuado más, la gente habría vuelto hace ya un rato a su distracción tradicional: discutir sobre fútbol.
Y es que ésta España de siempre es una España irreconocible desde la decadencia de la salud de Franco, encarnación de la España eterna que actuaba sin discutir y sin molestarse en justificar sus actos.
Falsa España es ésta España de perros ladradores y nada mordedores.
¿Dónde se esconde el futuro salvador de la España que se echó a la mar para llegar a China y acabó descubriendo América?
Si al que los dioses hayan encomendado la misión de salvar esta vez a España es patriota, tiene vergüenza y lo que hay que tener, que no se esconda y dé la cara.

Si no lo hace ya, cuando lo haga no va a encontrarse una España a la que salvar.

miércoles, 18 de octubre de 2017

GRACIAS A DIOS

Tan puntual como la muerte, por San Agustín terminaba el verano climático y empezaba el otoño, que pronosticaba su llegada con estruendosos truenos y fulgurantes relámpagos, nuncios certeros del cambio de estación.
Como ocurrió la pasada madrugada.
Toda el agua que tanto habían deseado tantos la volcaron los cielos con una tormenta de las de antes de ésta democracia española, en la que todo ocurre cuando la gente se pone de acuerdo en que ocurra, y no cuando Dios quiera que pase.
En definitiva: llovió cuando tenía que llover y no cuando una mayoría social decidiera por  votos depositados en una urna que lloviera.
Ins,  alláh.
“En las manos de Dios estamos, y de Su voluntad depende lo que ocurra”

¿Para qué preocuparnos?

martes, 17 de octubre de 2017

EL RECURSO DEL CINTO

Malamente está el cachondeo que se traen los catalanes  con España desde hace demasiado tiempo.
Pero que le tomen el pelo al gobierno de los españoles, entre los que se encuentran también los catalanes, rebasa los límites de la reprimenda, penúltimo recurso antes del más convincente para restablecer el orden y el respeto.
El último, y de garantizada eficacia, es olvidarse de las palabras y pasar a los hechos.
Como hacían los padres de antes: se desabrochaban el cinto como argumento decisivo contra el hijo díscolo, que así entendía lo que hasta entonces le había convenido no comprender.
Y una vez empleada satisfactoriamente la correa, mejor tenerla siempre a mano.
Para el caso de que el recalcitrante reincidente vuelva a las andadas, que lo hará cada cuarenta años como ocurre desde aquel matrimonio entre la discreta castellana y el cantamañanas aragonés, que fue el que aportó como dote el desde entonces martirio español,


domingo, 15 de octubre de 2017

LO DE CATALUÑA

Estaba esta mañana pensando una vez más—siempre lo hago en el mismo lugar reservado en el que dicen que los judíos leen la Torah—sobre si la vida es un sueño para unos y una pesadilla para otros.
¿Cómo puede considerar la oropéndola lugar seguro para establecer su nido  la más bamboleante y elevada rama de un eucalipto?
¿Por qué las abubillas son felices al encontrar su sustento desmenuzando la cagada de un borrico?
¿Es la oropéndola más o menos animal que el conejo, que cava profundas madrigueras para resguardar de peligros a su camada?
Pues como los bichos, chispa más o menos, son las criaturas humanas que se conocen por ciudadanos cuando conciertan con otros de su ralea donde y cómo apandillarse.
¿Qué se cansan de vivir solos los de su misma sangre? Se organizan en tribu y, si la tribu les parece demasiado poco, se organizan en naciones para que el aumento de número les permita pelearse con ventaja contra tribus y naciones ajenas.
A esa ampliación se la conoce por sociedad ,que pasa de asociación de familias a la colaboración concertada con otras familias y pueblos afines.
Así que los pueblos que coinciden más en intereses y afectos que  con los que el conjunto de discrepancias es superior al de afinidades, se les llama naciones.
La plasmación de afectos y afinidades es palpable, sobre todo, en los momentos de conflicto extremo, en las guerras.
Por eso, cuando ya hace demasiado tiempo de que una guerra no enseñe las uñas al conjunto de pueblos que es la nación, el nexo de unión que es el peligro exterior se diluye y propicia la regresión a la tribu y la familia.

Es lo que da sentido al sinsentido que es el asunto de Cataluña.

sábado, 14 de octubre de 2017

AMOR Y CONVENIENCIA

Si se diferenciara  realmente el catalán de otros pueblos vecinos habría que reconsiderar la convicción de que la informática y su universalización del conocimiento han eliminado las barreras que hasta ahora separaban a los pueblos.
¿Conocerse mejor acerca, o distancia?
Seguramente lo segundo porque es difícilmente imaginable que la región pakistaní de Azad provoque un conflicto parecido al resto de España como el que le plantea Cataluña, una región española.
El divorcio de España que los separatistas catalanes proponen habría sido innecesario sin convivencia previa.
Jean Paul Juncker, el presidente de la Comisión Europea lo sabe porque le consta que el divorcio entre parejas casadas se contagia imparablemente a hombres y mujeres que atraviesen dificultades en sus matrimonios.
“No quiero una Cataluña independiente”, dijo. “Otros harían lo mismo”.
Esos otros a los que se refería son, naturalmente, los territorios y regiones que fueron independientes unos de otros hasta que la conveniente afinidad los empujó al matrimonio por intereses compartidos que son todas las actuales naciones europeas.

¿El de Cataluña sería un divorcio porque se mustió el amor,  o porque los intereses de uno de los que formaban la pareja lo seduce más que seguir casado?

viernes, 13 de octubre de 2017

QUERELLA CONTRA EL FRANQUISMO



El tiempo, que es un regalo que los dioses hacen al hombre con prodigalidad, debería emplearlo el hombre con tacañería.
No es así, por lo menos no lo es para los concejales del Ayuntamiento de Madrid, a los que se les ha ocurrido querellarse contra el franquismo.
Es como quejarse de la pertinaz sequía que asola en estos dias los campos de España cuando los campos de España se aneguen por las futuras lluvias.
¿Se habrían atrevido los concejales de Madrid a querellarse contra el franquismo, si hubieran disfrutado en vida de Franco de las prebendas de las que se lucran medio siglo después de la muerte de Franco?
Es evidente que, pese a dogmas religiosos que lo proclamen como posible, es poco probable que un muerto, si está muerto de verdad, reanude la vida que perdió.
Evidentemente, el de la resurrección de la carne no es un dogma en el que los concejales de Madrid crean.
Si tuvieran la menor sospecha de que Franco pudiera resucitar no se atreverían a querellarse contra el franquismo.
Serán unos aprovechados y hasta unos sinvergüenzas, pero los concejales de Madrid no son tontos.
Alancean al moro solo después de comprobar la autenticidad del certificado de defunción del moro.

jueves, 12 de octubre de 2017

INDEPENDENCIA INEVITABLE

La invocación del artículo 155 de la Constitución Española puede que no frene, sino que aplace por unos meses, la secesión de la región catalana.
Volverá la normalidad alterada por la declaración de independencia cuando se convoquen y celebren elecciones autonómicas en Cataluña.
En ese momento, ¿habrán despertado de su letargo los partidarios catalanes de que Cataluña siga unida a España, o el ansia separatista de los independentistas se habrá recrudecido?
La experiencia pasada facilita el pronóstico: de esas elecciones que cierren el período de excepcionalidad abierto por el artículo 155 de la Constitución española, brotará reforzado el separatismo catalán.
¿Qué hará entonces el gobierno de España?
¿Repetirá una y otra vez la invocación al 155 para la suspensión temporal de los derechos concedidos a la Comunidad Autónoma de Cataluña o se resignará a su inevitable independencia?
Será una muerte, la de España, programada en la Constitución del año 1978, en la que se repartió el poder, que solo uno había ejercido, entre los muchos que querían heredarlo.

Pobre cadáver de España, enjambrado de buitres carroñeros que se disputan los restos que dejó el felino que lo había cazado.

martes, 10 de octubre de 2017

LO DE LAS AUTONOMIAS



Son, al parecer, 17 las comunidades autónomas españolas a las que, si se añaden Ceuta y Melilla, se elevan a 19 las posibilidades de que lo de Cataluña se repita.
Y lo peor: que tengan el capricho de escindirse sucesivamente y no todas al mismo tiempo.
Aterrador futuro.
Si los españoles se obnubilaran por turno tanto como se han enajenado por la de Cataluña, ¿qué forma de vivir será ésta que nos aguarda a los españoles?
Una vida que apetece poco ser vivida.
Es más que necesario, urgente, rescatar de la historia la normalidad bélica española en la que solo dos bandos se enfrentaban.
También acabar con las autonomías serviría.
No necesariamente sería una vida aburrida.
Podrían los españoles disentir en asuntos de más enjundia: Real Madrid o Barcelona, Belén Esteban o Campanario o incluso Messi o Cristiano (Ronaldo, desde luego).
“Paulo maiora canamus”, recomendaba Virgilio y que quiere decir “dejémonos de chorradas y hablemos de cosas serias”.

lunes, 9 de octubre de 2017

FANFARRON




Como al valentón del soneto con estrambote de Cervantes le va a ocurrir, en el mejor de los casos, al fanfarrón Puigdemont:
“Y luego, incontinente,
caló el chapeo, requirió la espada
miró al soslayo, fuese y no hubo nada”.
¿Tanto rugir como león para acabar huyendo con el rabo entre las patas como perro ladrador, que suele ser poco mordedor?
Qué pena, penita pena la del empresario periodístico subvencionado que durante un tiempo fue subvencionador de empresarios periodísticos…
   No fue efímera su gloria. Ni siquiera hemísfera, porque no alumbro ni deslumbró a la minúscula mitad del globo catalán.
En su obnubilación mayestática, el que nació planeta destinado a girar alrededor  de la estrella que lo ilumina se sintió el sol que irradia luz a los satélites catalanes.
Pobre e iluso Satanás que en un rapto de megalomanía se empecinó en mandar a los que había nacido para obedecer.
“Inclina tu frente, altivo Sicambro: adora lo que quemaste y quema lo que adoraste”.
Y que la historia te sea piadosa y te ignore.


domingo, 8 de octubre de 2017

QUE LA HISTORIA LOS IGNORE



En su lengua acadia lo llamaban Asurbanipal y en el latín de los romanos lo conocían por Sardanápalo.
Como la historia se nutre a veces de la mitología, hay quien sostiene que Asurbanipal y Sardanápalo eran hermanos y que, mientras el primero reinaba con prudencia y mesura en Babilonia, el segundo tiranizaba Nínive y, en una nueva edición del eterno duelo entre el mal y el bien, el pleito acabó en guerra.
Mi amigo y colega santacrucino Jose Quiroga, al primero que oí referenciar a Sardanápalo, lo usaba para calificar al más bárbaro nacido de mujer, el hombre que solo tiene de humano el aspecto.
Eugene Delacroix, que pintó el retrato del fin de Sardanápalo que exhibe el museo parisino del Louvre, describe la escena: 
“Los rebeldes asediaron su palacio... Acostado en una magnífica cama, en la cima de una inmensa hoguera, Sardanápalo da la orden a sus eunucos y a los oficiales de palacio de degollar sus mujeres, sus pajes, hasta sus caballos y sus perros favoritos; ninguno de los objetos que habían servido a sus placeres debían sobrevivir”.
Como moraleja de toda controversia épica entre la bondad identificada con un personaje y la maldad en su antagonista, hasta la riña de corrala que es esta desavenencia de Cataluña con el resto de España requiere un bueno y un malo para que los historiadores la narren.
Y ahí está el problema.
¿Es lo suficientemente bueno Mariano Rajoy para que al díscolo Puigdemont le corresponda pasar a la Historia como el malo?
En justicia a sus méritos, lo más acertado para los que escriban la historia española de estos días sería ignorarlos, como si nunca hubiera existido ninguno de los dos.

jueves, 5 de octubre de 2017

JUSTIFICACION POR EL ÉXITO







El éxito es la consecución del fin propuesto mediante los recursos empleados para lograrlo.
Un suponer: el referendum que la Generalidad catalana montó para lograr la independencia de España de esa todavía región española.
Si el gobierno de Carlos Puigdemont, que urdió el referendum para escindir Cataluña del resto de España lograra ese propósito, habrá alcanzado el éxito que buscaba.
Si Cataluña siguiera formando parte del territorio del que Puigdemont quería escindirla, su referendum será un fracaso.
Ni leyes, ni moral ni pamplinas.
En el descarnado negocio de la política el éxito es el fin que determina si los medios para alcanzarlo fueron justos o injustos.
El que gane tiene el privilegio de reordenar las prioridades éticas y al que pierda no le queda más remedio que el de acatar, de buena o mala gana, lo que el que haya ganado disponga.
Al que consiga su propósito en la disputa política, su victoria le da derecho a reordenar las prioridades legales adecuándolas a los procedimientos que empleó para ganar.
¿Y qué debe hacer el que pierda?
Simular que acepta la nueva situación, sin por eso dejar de conspirar soterradamente con otros descontentos para, cuando la ocasión sea propicia, ilegalizar las leyes que lo obligaron a acatar.

miércoles, 4 de octubre de 2017

RAJOY IRRESPONSABLE





Fue emotiva la intervención del Rey y lo fue su discurso para frenar la sedición de Cataluña.
Pero, ¿fue oportuna?
Si a las palabras del Rey Felipe VI hicieran oídos sordos los secesionistas catalanes y sus líderes, ¿qué recursos le quedan a España para evitar lo que aparentemente es inevitable?
¿Por qué el gobierno de España permitió que el Rey y la Institución que encarna se implicaran en el embrollo originado por la ineficacia de los gobiernos?
Presidente del gobierno puede serlo hasta el más lerdo de los españoles, como ha demostrado la historia española del último medio siglo.
Pero si Felipe VI perdiera la corona porque ni su intervención inoportuna resolviera el desafío catalán, ¿quién ejercería  la Jefatura del Estado hasta que, en el mejor de los casos, Leonor de Borbón pueda hacerlo?
Las tareas de gobierno, en el régimen español, corresponden al Gobierno y su presidente,  y las de la Jefatura del Estado al Rey, como eslabón de la mutante jefatura gubernamental.
El presidente que ahora tenemos los españoles cedió anoche al Rey la tarea de quemarse, que le correspondía como Jefe del Poder ejecutivo, por naturaleza cambiante a plazos fijos.
Rajoy permitió anoche que la caducidad regulada de su Jefatura del Gobierno la asumiera el Rey como Jefe del Estado.
Mal presidente del Gobierno es el que mal gobierne, pero peor es el que permite que la temporalidad de su mandato político recaiga sobre la perpetuidad de la Jefatura del Estado.

martes, 3 de octubre de 2017

DEMOCRACIA DE MENTIRIJILLAS



Estos tontos ilustrados que creyeron que la gente se adapta a la ley y no que la ley se tiene que adaptar a la gente, ni después del sonado fracaso de su desastre catalán aprenden.
¿No se percataron cuando redactaron la Constitución del 78 de que los españoles siempre han obedecido al que mandara y que cada vez que se intentó que los acostumbrados a mandar mandaran se fragmentó España?
Para dirigir a otros es imprescindible la experiencia y el conocimiento para solucionar sin ayuda los problemas propios.
Nunca como desde 1978 los españoles han dependido tanto de los gobiernos para satisfacer sus  necesidades personales.
Es el gobierno el que les proporciona trabajo o financiación para poder trabajar, el gobierno los ayuda a nacer en centros médicos gubernamentales, los instruye en escuelas y universidades controladas y pagados por el gobierno y hasta, gracias a subvenciones estatales, hacen turismo en su vejez.
¿Qué clase de gobierno del pueblo es ésta democracia en la que, hasta a los partidos políticos que aspiren a gobernar los financia el gobierno?
¿Es posible el gobierno del pueblo de éste pueblo español enviciado en su dependencia del gobierno?
¿Qué ha sido el referendum catalán sino un simple intento de cambio para que  los ciudadanos catalanes, en lugar de recibir indirectamente subvenciones del gobierno español, se las conceda directamente el gobierno de Cataluña?

lunes, 2 de octubre de 2017

RAZON Y SENTIMIENTOS



Ni la fría distancia de su sapiencia académica impediría que lo que presenció lo conmoviera: los policías a los que sus uniformes disfrazaban de robots deshumanizados, golpeando a los que su atuendo diferenciado identificaba como a personas.
¿Se dio cuenta Rajoy de que esa imagen sería la que difundirían las televisiones en todo el mundo?
¿Cómo es posible que un académico tan brillante ignorara que son las imágenes las que conmueven a los pueblos?
¿Bastan los conocimientos adquiridos con el estudio para dirigir a la minoría de sabios teóricos, si su opinión vale tanto como la de los analfabetos ignorantes?
Debería Rajoy haber nacido tres siglos antes para aplicar los métodos del despotismo ilustrado, cuando mandaban por encargo  los que más sabían y obedecían los que sabían menos.
Un relativamente ignorante como Puigdemont, maestro en el arte de contentar a los que más manden para que lo obedezcan los que solo saben acatar órdenes, ha derrotado en la lucha por el poder a Rajoy, el más brillante de los estudiados.
Cuánto daría hoy Mariano Rajoy porque los telespectadores de todo el mundo se hubieran horrorizado viendo como los sayones independentistas molían a palos a los partidarios de la indisoluble unión de Cataluña y España…
Y es que, por mucho que haya aprendido en los libros, Rajoy ignora lo que Puigdemont sabe: que a los pueblos los mueven los sentimientos y no la razón.

ESPAÑA A LA DERIVA



Si no convirtió en leyes el programa político que la Falange Española nunca definió ni aplicó, sigue más vigente que nunca la pose que recomendaba: mantener “impasible el ademán”.
Es el acorazamiento interior contra la agresión exterior.
Es así como el gobierno y la gente de España ha no reaccionado al referendum de Cataluña y a su resultado favorable a la independencia de esa región española,  que los no españoles por su carácter extraño (su ademán lo adecuan a las realidades cambiantes) han demostrado en el sonado referendum independentista.
¿Y el individualismo español?
Otra falacia.
El gobierno, al que se le otorgó la facultad de resolver los problemas generales, necesita que sus adversarios políticos se pringuen para que, si fracasara la suspensión de los privilegios que el Estado otorgó alegremente a la autonomía de Cataluña, su oposición política comparta culpas.
En éste barco siempre a la deriva que es España, cada palo aguanta su propia vela por lo que si el viento sopla de costado, cada trapo puede y tiene que virar como le convenga, aunque todo el buque se hunda.
Barco sin capitán esta España desde hace ya demasiados años.
Tantos que, si pronto alguno de sus tripulantes no se pone ya  en la bocamananga los galones de comandante, el barco se hundirá en las profundidades abisales, cementerio de barcos que navegaron y dejaron de navegar.

domingo, 1 de octubre de 2017

POLICIAS ACOSADOS



Una veintena de uniformados de negro, amparados por grades escudos protectores y que blandían golpeando el aire con sus porras policiales, retrocedían ante el acoso de una hosca pandilla de energúmenos que los perseguía por las calles de una ciudad.
Lo he visto esta mañana no sé si por el canal 4 o el 6 , las dos emisoras que, por el aprovechamiento de lo que está pasando en Barcelona, se diría que han organizado el espectáculo del desbarajuste de Cataluña.
Y lo que por la televisión presencié esta mañana me avivó la memoria de tiempos pasados en una lejana ciudad que es de hecho la capital del mundo, Washington Distrito de Columbia (DC).
Dormía tan apaciblemente como sigo durmiendo ahora cuando, de amanecida, me despertó el teléfono:  era una vecina que me alertaba de que me iban a destrozar el coche, un Volkswagen  de capota retraíble de lona engomada, similar a los que usaban los famosos nazis.
Llegué justo a tiempo. Bajaban los blindados de la guardia nacional despejando a trompada limpia los vehículos que los manifestantes pacifistas antivietnam habían colocado en medio de la calzada, para escudarse de la represión policial.
Acompañado como le requerí que hiciera por el policía con el que hablé en mi portal, estacioné en lugar seguro mi coche y los manifestantes continuaron su manifestación y los soldados de la Guardia Nacional dándoles palos a los alborotadores.
Parecido a lo de Barcelona: la única diferencia es que en Washington los manifestantes huían de la Guardia Nacional y, en Barcelona, son los policías los que huyen de los alborotadores.

sábado, 30 de septiembre de 2017

CHISMES DE PUEBLO



 La sangría del paciente como procedimiento quirúrgico contra cualquier desarreglo orgánico hace ya tiempo que quedó en desuso, gracias al progreso de la ciencia médica.
También el progreso ha arrumbado otra institución ya caduca: la de los cronistas de la villa.
Eran distinciones con las que favorecía el que mandaba en las ciudades al que le garantizara que relataría los acontecimientos de manera favorable al mandamás.
La libertad de todo ciudadano para recopilar y difundir información y pensamiento acabó con la criba favorable al que mandara, que el cronista de la villa ejercía en nombre del que lo hubiera nombrado.
Ya así lo señalé cuando agradecí hace años que, como parte de una pandilla de paisanos, se nos nombrara cronistas de la villa de Palma del Río.
Como a tal me convocó el alcalde que me había nombrado para que diera mi opinión sobre el Observatorio del Guadalquivir que pensaba construir para atraer turismo, sin aclarar si pretendía atraer turistas que buscaran los riesgos del deporte, la legendaria gloria del toreo, el embrujo del cante jondo o la excitante lujuria sexual.
“Es para poder aspirar a que se nos conceda una partida de los fondos comunitarios”, me ilustró.
Malditos fondos que han permitido dispendiar mucho más dinero público del que llegó desde Europa.
Hubo poco después otra convocatoria, esta por parte de uno de los cronistas: el beneficiado con la concesión de una licencia de emisión radiofónica, se dice que por los servicios prestados a Gaspar Zarrías en el conflicto por el cierre de la Pegaso, Manuel Muñoz Rojo.
Nos propuso el colega cronista aspirante a cronista jefe, y rechazamos, que delegáramos  a largo plazo en su persona la capacidad y autoridad para representarnos.
Después de eso, fue nombrado por el Alcalde, con sueldo del Ayuntamiento, director estratégico del plan de desarrollo de Palma del Rio.
No parece a primera vista que el cargo se compagine con su formación académica, licenciado en historia. Los historiadores son doctos en el pasado y los planes estratégicos preparan el futuro lejano.
Que es influyente salta a la vista, aunque no se le pueda culpar de que su influencia la emplee en beneficio propio: si la programación de Radio Palma-Cadena SER resulta chocantemente parcial hacia los intereses del Partido Socialista, es porque es el que genera más noticias, no porque al propietario de la licencia lo haya contratado el alcalde socialista.
Si se le vendió una casa que a otros aspirantes a compradores no se les había vendido es porque se adaptó a las normas urbanas y los demás no.
Tan celoso de su bonhomía es que se dio por aludido cuando, sin nombrar ni sugerir el nombre de Manuel Muñoz Rojo en una red social,  se difundió que la casa que quisieron y no pudieron comprar por salvedades impuestas por la administración municipal, se había vendido
Ni que Muñoz Rojo tuviera influencias en el ayuntamiento…

viernes, 29 de septiembre de 2017

CAMBIO DE PARADIGMA



Lleva uno la mar de tiempo notando que el cuerpo le pide  escribir sobre el cambio de paradigma,
Para escribir sobre algo no es ni mucho menos imprescindible saber qué es ese algo, pero es recomendable.
Así que, después de consultar Google durante 20 intensos segundos, se llega a la conclusión de que paradigma es lo que el común de los mortales creemos a pies juntillas, y que el diccionario de la RAE acepta como “sin la menor duda”.
Un paradigma para los españoles desde hace ya demasiados años es que la democracia es buena y lo contrario, que es la dictadura, mala.
Ni los años que hace de que nos preguntamos si la bondad de ésta democracia es peor que aquella dictadura de la que tanto disfrutamos nos hace caer del burro, que significa cambiar de opinión.
¿Hasta cuando, mercachifles de ésta democracia de chicha y nabo abusaréis de nuestra credulidad?
Seguramente hasta el momento en que otra dictadura jubile y reemplace a ésta democracia,
Seréis entonces los adalides que, con acompañamiento de timbales, trompetas y clarines, entonéis la jubilosa loa al nuevo-viejo régimen de la  dictadura.

jueves, 28 de septiembre de 2017

DICTADURA ENCUBIERTA



Especialistas hemos sido los españoles en la aplicación de la más socorrida de las fórmulas para narcotizar el reconcomio: descargar en quien no las tenga nuestras propias culpas.
Hubo un antepasado del actual rey, llamado Alfonso XIII,  que se entrometía tanto en asuntos ajenos porque eran propios del gobierno, que hasta se inventó un verbo para definir su vicio: “borbonear”.
A su biznieto Felipe VI le afean ahora que no borbonee, que no asuma como problema de la jefatura del Estado que ejerce, las responsabilidades propias del Gobierno que no desempeña las suyas para frenar la independencia de Cataluña.
A los que no vivimos ni aspiramos a vivir del ordeño a las ubres del Estado nos corresponde el derecho y el deber de advertir que, hasta que los españoles no aprendamos a solucionar por nosotros mismos nuestras necesidades personales, no deberían dejarnos que decidamos las generales.
¿Qué eso sería retroceder a la dictadura?
No. Sería adecuar ésta democracia de nombre a lo que, en realidad es: una dictadura de las cúpulas de los partidos políticos, en la que los ciudadanos, afiliados y simpatizantes aceptan o se resignan a aceptar lo que el que mande ordene.
Pasó España de una dictadura declarada a una dictadura encubierta.
En la de antes, por lo menos, no te engañaban.

miércoles, 27 de septiembre de 2017

EL 155, YA



Excepto en muy escasas ocasiones, es la parte litigante que lleva la iniciativa la que prevalece sobre la que se limita a reaccionar.
Así es y ha sido hasta quizá demasiado tarde: los independistas actúan y los unionistas reaccionan.
Al final, cuando el Estado Español por fin invoque el artículo 155 de la Constitución, arrebatará a los independentistas la iniciativa, pero la tardanza habrá provocado daños a la futura convivencia quizá irreparables.
Y es que la sociedad democrática cede al gobierno el monopolio de la ley y de la fuerza para hacer que la ley se respete pero hay gobiernos que, como este del Partido Popular de Mariano Rajoy, anteponen la conservación de sus votos a su obligación de aplicar la ley cuando la reiterada violación de las leyes lo aconseje.
Son gobiernos éstos gobiernos democráticos a los que les preocupa más perder popularidad por aplicar la ley, que conservar unido un territorio sobre el que aplicarla.
Leyes para los ciudadanos y no gobiernos que adecuen la aplicación de la ley a conveniencia de su propósito de seguir gobernando,
La constitución, esa ley de la que se derivan las demás leyes, dice que: “La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado”.
Y el pueblo español al que se refiere ese artículo 2 de capítulo 1 de la Constitución española incluye a Cataluña.
   La pretendida independencia de Cataluña privaría de derechos reconocidos a los demás españoles.

martes, 26 de septiembre de 2017

EL TRIUNFO DE LA VIOLENCIA



Es la violencia un recurso del que quiere conseguir algo que otro se resiste a concederle.
Como vienen haciendo los gobiernos de la autonomía española de Cataluña para que los gobiernos de España les cedan gradualmente la independencia.
Así ha sido la de los gobiernos catalanes desde antes de 1975: una violencia cada vez menos soterrada y progresivamente descarada.
Gracias a esa táctica de presión permanente, los políticos catalanes han logrado que, poco a poco pero de manera sostenida, los gobiernos españoles les concedan un autogobierno que solo necesita para que sea pleno que lo reconozca formalmente el gobierno español.
El referendum que el gobierno catalán ha convocado para el primero de Octubre tiene ese objetivo: que el gobierno español reconozca como derecho lo que desde hace años es un hecho.
Acostumbrado a conseguir lo que exige, el gobierno catalán logrará lo que se ha propuesto porque los gobiernos españoles están habituados a ceder.
Será independiente Cataluña porque los catalanes han insistido tanto en hacerse pasar por oprimidos que, inevitablemente, al gobierno de España le toca el papel de opresor.
 .

lunes, 25 de septiembre de 2017

TELEMARATON DE LA SEXTA



En los tiempos antiguos en los que la televisión todavía era una novedosa rareza, abundaban los telemaratones.
Consistian en que la emisora emitía durante horas y hasta días su programación, enfocada siempre a inducir a que los televidentes soltaran dinero para financiar un fin, generalmente benéfico.
Pues la sexta cadena española de televisión lleva ya una eternidad enfrascada en un telemaratón tan repetitivo que puede morir de éxito.
La emisora ha conseguido ya transmutar en obsesión lo que antes era solo una preocupación: el referendum independentista de Cataluña.
Los partidarios de que Cataluña se independice de España deben estar agradecidos con el telemaratón  de la Sexta, y seguirán viéndola cuando el conflicto acabe, si es que algún dia acaba.
Y hasta otras regiones españolas que quieran dejar de serlo para evolucionar a naciones independientes podrían contratarla para que les haga el servicio que le está haciendo a Cataluña.
Pero, ¿y a las personas sensatas que entendemos la televisión como un medio para .ver películas bélicas y partidos de fútbol?
Tendremos que prescindir de conectar con esa cadena, que ni nos interesa ni le interesamos.