martes, 22 de mayo de 2018

UNIÓN PERPETUA




Eso de poner la otra mejilla para que te la abofeteen igual que abofetearon a la primera está muy bonito, pero es poco práctico.
Lo más probable es que tras la segunda bofetada venga la tercera  y después la cuarta.
El abofeteado acaba acostumbrándose y se le hace insoportable vivir sin que la pausa entre palizas se estreche tanto que hasta pide que se acelere el ritmo de los guantazos.
Por masoquista se conoce al que, o a la que, en el sufrimiento encuentra placer y sádico al que, o a la que su placer lo encuentra haciendo sufrir.
Así que si el destino empareja a un sádico(a) con una(un) masoquista, esa unión será indestructible.
Ni el imprevisible contratiempo de una felicidad idílica podrá destruirla.
Y eso que pasa entre la gente, ¿podría pasar también entre las naciones, los pueblos o las regiones de una misma nación?
Puede pasar y, de hecho pasa.
Como prueba, el caso de Cataluña.
De vez en cuando, si la parte sádica de la pareja descuida la atención que merece la parte masoquista, reverdece la crisis que requiere el tratamiento habitual: unas cachetadas sonoras, unos azotes con un buen vergajo y vuelta al catre, hasta que el cuerpo de la parte masoquista de la pareja le demande a la parte sádica una atención conveniente.
¿Una atención conveniente? ¿Eso qué es?
Que se quite el cinto y le de unos vergajazos.
Sádica España/Cataluña Masoquista.
Complementariedad Inseparable.

domingo, 20 de mayo de 2018

EL CHALÉ PARA EL PARTIDO


Puede que, si no la más grave, la de la compra del rancho en la antesierra madrileña haya sido la cagada más apestosa de la carrera política de  Pablo Iglesias e Irene Montero, su consorte porque comparten suerte y responsabilidades políticas y familiares.
No es que, siendo el azote de ricos y faro de pobres deberían haber evitado comprar el aparatoso rancho que han comprado, en un barrio donde el costo de las viviendas es el más eficaz apartheid contra los pobres.
En política, el sector económico laboral en el que ambos medran, es menos determinante conseguir objetivos que la manera de alcanzarlos.
Un suponer: Pablo e Irene, que se ganan la vida amargando las vidas de los ricos, actúan como ellos acumulando capital para su provecho personal, en lugar de confiar en el Estado para que les proporcione lo que necesitan y cuando lo necesiten.
En concreto, todavía están a tiempo de:
a) Proponer a los dirigentes de Podemos, a sabiendas de que aprobarán lo que les propongan, que el partido sea el que se haga cargo de la compra y mantenimiento de la finca adquirida por su líder y su colideresa.
b) El partido, con fondos recaudados entre sus militantes, se comprometerá a mantener las condiciones de apariencia, habitabilidad y comodidad de la residencia del líder.
c) Todos los gastos que genere el mantenimiento de la buena apariencia, dignidad, habitabilidad y comodidad de la residencia oficial del líder los solventará el partido con fondos procedentes de las cuotas de militancia o aportaciones extraordinarias.
d) El partido garantiza a Pablo Iglesias la perpetuidad de su liderazgo para evitar que la sensación de provisionalidad por la relación directa entre su condición de máximo dirigente de Podemos y el disfrute de la residencia merme la eficacia de su gestión.
“Si el Estado al que aspiramos satisfará todas las necesidades de los ciudadanos, también debe disponer de todos los recursos materiales y humanos de la nación para posibilitar su promesa”, explicó el connotado analista que funge como mero mero de un programa televisivo y  que se llama algo así como “todos los rojos son unos vivos”.

IGLESIAS Y LA ENVIDIA


Puede que, si no la más grave, la de la compra del rancho en la antesierra madrileña haya sido la cagada más apestosa de la carrera política de  Pablo Iglesias e Irene Montero, su consorte porque comparten suerte y responsabilidades políticas y familiares.
No es que, siendo azote de ricos y faro de pobres deberían haber evitado comprar el aparatoso rancho que han comprado, en un barrio donde el costo de las viviendas es el más eficaz apartheid contra los pobres.
En política, el sector económico laboral en el que ambos medran, es menos determinante conseguir objetivos que la manera de alcanzarlos.
Un suponer: Pablo e Irene, que se ganan la vida amargando las vidas de los ricos, actúan como ellos acumulando capital para su provecho personal, en lugar de confiar en el Estado para que les proporcione lo que necesitan y cuando lo necesiten.
En concreto, todavía están a tiempo de:
a) Proponer a los dirigentes de Podemos, a sabiendas de que aprobarán lo que les propongan, que el partido sea el que se haga cargo de la compra y mantenimiento de la finca adquirida por su líder y su colideresa.
b) El partido, con fondos recaudados entre sus militantes, se comprometerá a mantener las condiciones de apariencia, habitabilidad y comodidad de la residencia del líder.
c) Todos los gastos que genere el mantenimiento de la buena apariencia, dignidad, habitabilidad y comodidad de la residencia oficial del líder los solventará el partido con fondos procedentes de las cuotas de militancia o aportaciones extraordinarias.
d) El partido garantiza a Pablo Iglesias la perpetuidad de su liderazgo para evitar que la sensación de provisionalidad por la relación directa entre su condición de máximo dirigente de Podemos y el disfrute de la residencia merme la eficacia de su gestión.
“Si el Estado al que aspiramos satisfará todas las necesidades de los ciudadanos, también debe disponer de todos los recursos materiales y humanos de la nación para posibilitar su promesa”, explicó el connotado analista que funge como mero mero de un programa televisivo y  que se llama algo así como “todos los rojos son unos vivos”.

jueves, 17 de mayo de 2018

PEOR QUE AYER Y MEJOR QUE MAÑANA


Nuestro gozo en un pozo.
Con lo contentos que los españoles estábamos va ya para medio siglo por lo bien que habíamos pasado de la dictadura a la democracia y ahora resulta que los europeos que somos nos hacen menos caso que cuando todavía no lo éramos.
Antes de ahora, ¿qué era España?
Una feroz dictadura en la que los ciudadanos solo tenían que obedecer al que mandaba dictando leyes, por lo que era un Dictador,
Los europedos, que solo tenían en cuenta a los españoles cuando venían de vacaciones, siguen viniendo a lo mismo porque aquí pueden emborracharse, fornicar y alborotar a lo bestia y en sus países no los dejan.
Al fin y al cabo, venían y siguen viniendo porque aquí pueden hacer lo que en sus países no los dejan que hagan.
Un jerarca que había organizado aquella dictadura tan del agrado de los turistas que llegaban para resarcirse de tanta democracia, explicó por qué los demócratas europeos visitaban la tiranizada tierra a la que venían a disfrutar sus vacaciones: porque, dijo, “España es diferente”
Y ahora que España es igual que el resto de la Europa de la que forma parte, ¿por qué siguen llegando los turistas europeos?
Porque ha sido un cambio ficticio.
Antes de ahora se hacía lo que mandaba el dictador, le gustara o no al  pueblo obedecedor.
¿Y ahora, que el poder del dictador se ha fraccionado en los poderes ejecutivo, legislativo y judicial?
Pues ahora:
a) El ejecutivo, ejerce su poder porque prometió cumplir lo que querían los votantes, a sabiendas de que era imposible convertir en realidad  lo que los votantes le pedían.
b) El legislativo, que son los diputados y senadores debe su cargo al que los colocó en lugar privilegiado de la lista electoral, por lo que deben las prebendas de su cargo más al que hizo la lista que al que la votó.
c) El judicial, en el que sus organismos rectores los integran funcionarios designados por los partidos y que ni siquiera son capaces de redactar demandas aceptables para sus colegas europeos.
¿Estamos peor ahora que antes?
De salud desde luego, y además somos más viejos.
¿Y de la cosa política?
De eso igual porque sea dictador o electo, el que manda lo hace a costa del que obedece.

miércoles, 16 de mayo de 2018

IGLESIAS PROSPERA


El pesebre de una cuadra están buscando mesié y madama Pablo Iglesias para que los mellizos que esperan se resguarden de las inclemencias del tiempo.
Esa es la verdad de la milanesa y no el infundio que por ahí revolotea de que han pagado sus buenos dineros para adquirir en propiedad una finca con piscina, pabellón de invitados y todo, en una de las zonas residenciales de la burguesía opresora madrileña.
Dicho así, parece que Iglesias y la mamá (no madre, por si lo lee un mexicano) de sus vástagos o vástagas, son unos explotadores de la masa obrera y campesina.
Al contrario: a la famélica legión de obreros y campesinos la entusiasmará el ardid de Iglesias y señora al mimetizarse con el enemigo de clase para, cuando convenga, darle  el machetazo definitivo, como Bruto el Romano hizo a su padre, César.
Iglesias y su compañera son conscientes del riesgo que correrían si sus convicciones `proletarias fueran menos pétreas de lo que son: en vez de asestarle el golpe de gracia  podrían pasarse al enemigo.
Hay que darle tiempo al tiempo para comprobar si el barrio burgués al que proyectan mudarse mesié y madam Iglesias se proletariza o si son Iglesias y  señora los que se aburguesan.
En vilo nos tiene a los conspicuos observadores imparciales.

martes, 15 de mayo de 2018

RESPONSABILIDAD PROPIA Y CULPA AJENA


En algún momento de su vida todo ser humano y toda nación, que es un colectivo de seres humanos, debe  adoptar una decisión de la que dependerá su fortuna o su infortunio.
No solamente condicionará el futuro del colectivo. También influirá en el juicio que se dicte sobre su pasado.
Es uno de los antes y después en los que los ciudadanos del país, de manera inconsciente, afrontan el futuro como continuación del presente y prolongación del pasado, al cambiar normas de interrelación de pueblos y personas..
Revolución se llama el fenómeno porque las normas de convivencia vigentes hasta entonces desaparecen para que rijan nuevas reglas que condicionarán el futuro.
Es España un país con tanta o más experiencia que sus vecinos en su capacidad de adaptación a normas desconocidas, impuestas después de que los nuevos gobernantes decreten la ilegalización de las anteriores.
A España la hace singular su particularidad en el momento de la Historia Universal (el universo de entonces era Europa) en el que el cristianismo, religión que sedimenta la cultura de aquel entonces, se escinde por la Reforma Protestante.
En esencia, los protestantes suelen coincidir en que “solus Christus” (únicamente Jesucristo) otorga a los pecadores perdón que se recibe a través de la fé”.
Esa teoría se conoce por “justificación por la fé” y difiere de la que defiende la Iglesia católica a partir del Concilio de Trento: la necesidad  que el hombre tiene de cumplir los preceptos y normas que fije la jerarquía eclesial  para salvar su alma.
Si el hombre está capacitado por sí mismo para lo que más le importa (salvar su alma) tanto o más responsable es de procurarse sin ayuda la satisfacción de sus necesidades temporales.
Puede que sea por eso por lo que el sistema de organización social y política conocido por democracia sea más eficaz en países de cultura protestante.
Los ciudadanos de países de tradición católica ceden la responsabilidad de la salvación de sus almas a la jerarquía eclesial y la de satisfacer sus necesidades materiales a los gobiernos.
La culpa de previsibles desgracias es siempre del que manda, nunca del que obedece.
España.


lunes, 14 de mayo de 2018

TORRA SE VA A BERLIN


Es uno de aquellos soberanos de los que sus apestosos gregüescos eran una segunda epidermis, sin la que parecerían conejos despellejados.
Donde ellos se encontraran estaba la soberanía de la nación que les pertenecía.
Eran tiempos lamentablemente idos y de los que, por suerte, los claros clarines anuncian su retorno,
Eran soberanos porque se reconocía su soberanía allá donde sus firmes pies pisaran la tierra, polvorienta o enfangada.
En un momento aciago de la Historia, un vendaval de enajenación colectiva trastocó las mentes de los hombres como preludio del designio de los dioses, y les dio por pregonar que todos somos iguales.
¡Como si no estuviera demostrado que mientras al Pepín de la María le gusta el vino, a  su hermano gemelo Toñin lo pirra el aguardiente!
¿Y a qué viene tanta divagación?
Pues viene a que a un tal Torra lo han elegido (por los pelos, pero lo han elegido) presidente de Cataluña y lo primero que va a hacer es ir a rendir visita de pleitesía  (nada menos que a Berlin, que ya se ha remozado desde que los rusos le dejamos hecha escombros) a un tal Carlos Puigdemont (Pico del Cerro) que anda por allí porque dice que es una ciudad la mar de barata para vivir.
--Hombre, a algo más irá.
Pues si.
Dicen que, en realidad, va a darle garantías de que procurara perfumarle lo menos posible el sillón presidencial para que, cuando a Puigdemont se le ocurra volver, no se lleve una sorpresa desagradable al aposentar sus posaderas donde previamente rebullirán las de su servidor Torra.
Gente educada. Así da gusto.