viernes, 26 de mayo de 2017

ESPAÑA,EL IMPERIO



Todos fuimos testigos de que Pedro Sánchez no supo responderle a Patxi Lopez qué es una nación.
Ahora se le ocurre es que lo que quiere que España sea es una nacion de naciones.
Como hombre de acción que lo que hace no siempre tiene que concordar con lo que dice, una nación de naciones es lo que hasta ahora se conocía por Imperio.
¿Pretende, pues, que este sistema de organización política del estado, apodado “de las autonomias” se eleve a Potencia Imperial?
Porque los Imperios tradicionales los formaban distintas naciones con diferencias culturales, étnias, lenguas, y  estructuras organizativas internas, a las que solo unía la fidelidad de todas al trono imperial.
Si eso es lo que pretende el frívolo Sanchez no se quedará en eso porque, no cabe duda, se guarda en la recámara de su escopeta el cartucho definitivo, el que mata a la pieza medio muerta.
En el pìnáculo de los imperios, imperando sobre los reyes de las autonomías integradas en la estructura estatal, el Emperador era la conjunción entre dispares.
Así que lo que Pedro Sanchez intenta es un plan a largo plazo con los siguientes pasos:
Ganar las ele4cciones parlamentarias para, una vez lo proclamen presidente del gobierno:
a) Promover y activar una reforma constitucional para que el Reino Español pase a ser República Federal española.
b) Para atajar el desbarajuste que a España traen siempre las republicas (las dos que España ha sufrido),
c) Promover el Imperio Federal Español y ceñirse la corona.
Puede parecer un plan descabellado pero, por lo mismo, netamente español y propio de Sanchez.
¿No descubrieron las Indias Occidentales los marinos onubenses de Colon, cuando intentaron llegar a China y las Indias Orientales?
¿Por qué no va a ser la proclamación de la República el paso previo para que Sanchez sea el Emperador de España y sus autonomías, elevadas a la categoría de naciones?

jueves, 25 de mayo de 2017

EL BUEN PASTOR



                         EL BUEN PASTOR
Al repasar imágenes de la visita del presidente norteamericano Donald Trump al Papa Bergoglio se removieron los sedimentos cristianos de mi cultura y recordé la parábola de “El Buen Pastor”.
Narraba Cristo a los ingenuos oyentes de su prédica que, cuando el pastor echaba en falta a una de las ovejas, salía presuroso a buscarla para reintegrarla al rebaño.
Trump forma parte del gran rebaño cristiano porque es protestante presbiteriano, muchos de sus votantes eran católicos y ha participado en numerosos actos católicos en iglesias católicas.
Como Papa, al Papa Bergoglio le corresponde pastorear a todos los que sigan las enseñanzas de Cristo, a todos los cristianos sean o no católicos.
Queda al arbitrio de cada cristiano, sea o no católico, seguir al rebaño del Papa o separase de la manada.
Pero, según la parábola de Cristo el pastor, que es el papa, tiene que reintegrar y no ahuyentar a la oveja descarriada.
Es obligación papal, ante todo, cuidar del rebaño cristiano.
Como tarea secundaria debería aumentar el número de las ovejas de su rebaño,  añadiendo las de otras manadas: ateos, musulmanes, judios o idólatras.
Comparando las imágenes difundidas de la visita de Donald Trump al Papa, el gesto de Bergoglio expresaba, más que el deseo de que el presidente norteamericano pase de cristiano presbiteriano a cristiano católico, su afán por perderlo de vista cuanto antes.
El espejo del alma que es la cara evidencia en las imágenes de la visita de Trump a Bergoglio  que, lejos de agradecerle la visita, le hubiera agradecido que se fuera cuanto antes o que no lo hubiera molestado al visitarlo.
Para verificar si esa impresión del malestar papal era atinada o prejuicio personal contra Bergoglio repasé cuidadosamente las entrevistas del Papa con otros dirigentes ateos, judios, cristianos o idólatras.
En todas ellas se reflejaba un Papa Bergoglio tan feliz, tan contento, tan obsequioso, que evidenciaba su preferencia por las ovejas del rebaño de otros.

miércoles, 24 de mayo de 2017

MATAR Y DELARSE MATARmataer



Nos enseña el cine que, cuando el inspector protagonista de la película tiene que encontrar al o a los culpables de una serie de crímenes busca, ante todo, si hay alguna circunstancias en esos delitos  que los relacione.
En el caso de los atentados cometidos por terroristas musulmanes, su religión es el nexo que los une.
Eso no implica que todos los musulmanes sean terroristas.
Solo aquellos que, obedeciendo a los estímulos propios de momentos de exaltación mística, se sientan impelidos a llevar literalmente y al pie de la letra los preceptos de su religión.
Corán 9:5: “Cuando hayan transcurrido los meses sagrados, matad a los asociadores (los cristianos por asociar a Jesús con la divinidad] dondequiera que los encontréis. Capturadlos! Sitiadlos! Tendedles emboscadas por todas partes! Pero si se arrepienten, hacen la azalá y dan el azaque, entonces dejadles en paz! Alá es indulgente, misericordioso”.
La azalá es el conjunto de oraciones y ceremonias rituales obligatorias en el Islam y el azaque es la donación para el culto y los pobres, proporcional a la riqueza del donante, con la que el creyente tiene que contribuir al mantenimiento de la fé.
Por mucho que algunos a los que su ambiciosa ignorancia los impulsara a promover con dinero que no era suyo una “Alianza de Civilizaciones” el fracaso estaba garantizado.
La civilización es la plasmación práctica de los preceptos religiosos aplicados a las costumbres de una sociedad.
La sociedad musulmana lo es porque aplica rigurosamente los principios del Islam y como el Islam sostienen que todo recién nacido en cualquier lugar del mundo nace musulmán, todo el que no siga posteriormente sus normas es un renegado que merece castigo.
(El cristianismo acepta tácitamente esa creencia porque solo considera cristiano al que recibe las aguas del bautismo).
.
“Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen” (Mateo,6-44).
Cristiano es pues, y según el evangelista, el que por exigencia de su fé debe hacer y desear lo mejor para los que lo maltraten por causa de su religión.
El desenlace de este desencuentro de religiones y civilizaciones no ofrece duda: si cristianos y musulmanes cumplen fielmente lo que sus creencias les dictan, los musulmanes matarán fervorosamente a los cristianos, conminados a aceptar su muerte con el mismo fervor.

martes, 23 de mayo de 2017

TERRORISMO Y VOTOS



En cada ocasión que cualquier ciudad de Europa se conmociona y contagia la conmoción  al resto del continente, las autoridades de la ciudad y del país víctima eluden atribuir su autoría al terrorismo islámico.
Puede que sea para evitar señalar como culpable al que después resulte inocente.
O para sosegar a la pacífica comunidad víctima y evitar que hagan pagar con la misma moneda a la comunidad musulmana a la que alojan.
¿Y si se tratara de un procedimiento premeditado para que se desvanezca la repulsa inicial y se modere la demanda de castigar al culpable, los islamistas radicales, y a los países que los encubren?
¿Qué gobierno europeo electo por sus ciudadanos sería capaz de arriesgar vidas de sus electores para evitar que gobiernos musulmanes no electos apadrinen a los asesinos de europeos no musulmanes y sin derecho a votar?
¿Vale la pena perder los votos que les costaría a los gobiernos exponer la vida de algunos de sus ciudadanos, para acabar de una vez por todas con la esporádica mortandad que los terroristas les causan?
El sistemático castigo terrorista musulmán solo les cuesta a los gobierno de los países que los protegen la vida de individuos que ni siquiera votan.
Los gobiernos de los países europeos perderían mucho más que los musulmanes porque, bien rentabilizado por la prensa y los partidos de la oposición, un muerto en combate les costaría millares y hasta millones de votos.

LA VENGANZA QUE VIENE



Hace ya dos largos días desde que Pedro Sánchez fue elegido secretario general de PSOE y sus seguidores ya se están impacientando: todavía no se ha cargado a ninguno de los notables de su partido que se le opusieron.
¿Será esa tardanza consecuencia de su prudencia o muestra de su desconfianza en que ya controla lo que durante un trimestre dejó de controlar?
Los paladines más ardorosos de su capitanía ya empiezan a inquietarse: señalan como primera víctima  a Jose Miguel Carmona, el televisivo  madrileño al que ya se cargó porque se opuso a la destitución del mandamás de Madrid Tomas Gomez, con el que formaba mancuerna.
Rumores que todavía lo son porque no hay evidencias que permitan elevarlos a la categoría de hecho cierto, señalan que al robustecido Sanchez ya no lo entusiasma cazar conejos ni perdices y lo que ahora ambiciona es una pieza medalla de oro en la caza mayor.
Susana Diaz, esa arisca rupicapra pirenaica que señorea desdeñosa las inxcomodidades de esa gran dehesa que es Andalucía, es el trofeo que Pedro Sánchez ansia abatir.
Antes, y como entrenamiento, seguramente despachara a algunos de los que triscan y gallean en diferentes cazaderos españoles.
Lo cierto, lo fetén, lo que es tan verdad como que todo lo que está vivo acaba muriendo, es que a Pedro Sanchez se le ha oído frecuentemente repetir; “Vae victis”
Como hombre ibstruido que es, masculla aquella frase que pronunció el jefe galo Breno después de aplastar al ejercito romano, y antes de masacrar a los ciudadanos de Roma: “Ay de los vencidos”.

lunes, 22 de mayo de 2017

DEMODICTADURA



Una vez más, los catalanes demuestran que son los más listos de la España de la que se quieren separar.
Lo evidencia el documento que se ha filtrado y que detalla cómo se organizará el poder judicial en la Cataluña de un futuro amenazadoramente cercano.
El pragmatismo catalán se refleja en su texto: el poder es único e indivisible porque, si no, es un quiero y no puedo.
Así que, para que el ejecutivo haga lo que tenga que hacer, se libra de las trabas de cómo hacerlo y del enjuiciamiento de la oportunidad y conveniencia de hacer lo que hizo.
Al contrario de los ilusos que pedían “todo el poder para el pueblo”, en la inminente Cataluña todo el poder será para el gobierno.
El gobierno que gobierne el que, por su dominio sobre el parlamento ornamental de la futura Generalitat, ejecute lo que el poder ejecutivo quiera, sin que interfieran ni el legislativo constituido a su conveniencia ni el judicial integrado por los jueces y fiscales que al gobierno le convengan.
Será así la Generalitat el sursum corda, el no va más, el cielo en la tierra: solo al gobierno le corresponderá hacer lo que el gobierno quiera, sin miedo a que el propio gobierno, a través de sus sucursales legislativa y judicial, le afeen que lo que hizo no estuvo bien hecho.
Emisaria de los tiempos pasados y precursora del tiempo futuro, la Generalitat que el gobierno de la actual Generalitat  está urdiendo añadirá a la legitimidad democrática de su elección garantizada la eficacia de las dictaduras impuestas.
Y es que un pueblo que inventó la butifarra y la barretina es capaz de todo: hasta de descubrir la dictadura democrática, llamada también democracia dictatorial.

¡SUSANA SE QUEDA!



Tres de los cuatro evangelistas, Mateo, Marcoas y Juan ponen en boca de Jesús una advertencia: “el que quiera salvar su vida la perderá”.
Graham Green, en su novela “El que pierde gana “ coincide con la advertencia evangélica, como cabía esperar de un cristiano confeso.
Y eso, ¿qué tiene que ver con que Susana haya perdido frente a Pedro Sánchez?
Mucho porque si la presidenta de la Junta de Andalucía ha perdido la secretaria general del PSOE, los andaluces hemos salido ganando porque podrá seguir dedicando todos sus esfuerzos y la enormidad de su talento a gobernar Andalucía.
El resultado de las primarias del PSOE ha supuesto no solo la pérdida de la esperanza de Susana en gobernar España.
Como no hay mal que por bien no venga, el traspiés de Susana ha sido un paso firme en la buena dirección para los ocho millones de andaluces que, gracias al fracaso nacional de la Presidenta de la Junta, se garantizan que, por los siglos de los siglos, no vendrá alguien peor a sustituirla,
Si como andaluces los andaluces estamos de enhorabuena por el fracaso nacional de Susana, como españoles el de hoy ha sido el día de la esperanza para España.
Porque Pedro Sánchez,  cuya radicalidad relativa le ha dado el triunfo, tendrá via libre para aliarse con Podemos para que, de esa alianza, se imponga la radicalidad absoluta.
Cuando eso que tiene  que pasar pase, las imágenes tan entretenidas de Venezuela que ahora vemos en la televisión serán imágenes captadas en España.