domingo, 25 de agosto de 2019

LO DE LOS MOROS


Para mi que lo que nos han contado de los moros que en el siglo octavo se dejaron caer por Andalucía para liar la que liaron no fue como nos lo contaron.
Chispa más o menos, aquello fue como lo de ahora: que, a patera día si y dia tambien, fueron llegando a las costas de Andalucía y, como en aquellos tiempos no había televisión, la gente no se percató hasta que llegaron muchos juntos, allá por el 711.
¿Y la gente española, ¿en qué pensaba?
Pues en idioteces parecidas a las idioteces en las que piensa ahora.
Por ejemplo, las revistas de corazón de la época y los programas de televisión de chismes de sociedad no dejaban de dar la tabarra con las habladurias sobre las relaciones non sanctas de la niña de Don Julian, el mandamas de Ceuta y conocida por La Caoba, con el rey Don Rodrigo.
--Y, claro, don Julián por joder al que se habia ventilado a su niña, ayudó a los moros a que cruzaran el estrecho al mismo tiempo a tantas pateras como venian cruzándolo a lo largo del año.
--Y eso, naturalmente, facilitó el desembarco.
--Eso y que Don Rodrigo, que andaba por el norte huyendo de las calores del sur, tardó en llegar y, como además llegaron cansados, los moros le liaron un lio que los españoles tardaron en desliar ocho siglos.
--Y ahora, ¿por qué se ven por España tantos moros?
--¿Por qué va a ser? Será por algo parecido a lo de entonces, digo yo….

jueves, 22 de agosto de 2019

BRAZOS ABIERTOS-NEGOCIO CERRADO


    Sensacion es la impresión o emoción que uno experimenta al conocer algo.
   Un mismo hecho contemplado por dos  o más personas diferentes puede, y de hecho provoca, sensaciones distintas.
    Un suponer:
   El individuo A ve cómo el individuo B mata al individuo C.
 --- El personaje A se alegra porque B, que es su amigo, se ha cargado a C, que es su enemigo.
--El personaje B da el grito de Tarzan porque, al cargarse a C,  libra de la muerte a A, que es su cuate.
--C ni se entera porque, sin saber cómo ni por qué se encuentra de pronto en el más cálido y confortable infierno.
    Pues eso es como todo, o todo lo que pasa en éste mundo es como eso.
   Un suponer, lo del barco dizque salvanáufragos para unos, y negrero para otros:
    -Sus pasajeros, por fin, han conseguido los que les prometieron que pagaban: desembarcar en Italia.
   --El armador y los tripulantes se han ganado lo que se comprometieron a hacer cuando los contrataron: llevar a los pasajeros de pago del barco a puerto Italiano.
   --Los gobiernos de España e Italia han hecho el paripé de que hicieron todo lo que pudieron , y así siguen engañando a sus electores.
   -- Y ahora, ¿qué?
   --Tranquilos, que hay más dias que olla. Pues anda que no hay barcos en el mundo que se alquilan para traer africanos a Europa, ni traficantes de mercancia humana dispuestos a transportarlos…
    --¿Cobrando?

   --

miércoles, 14 de agosto de 2019

QUINIELA POLITICA


 Ojalá fuera complejo de inferioridad lo que uno tiene. Con ir al siquiatra, aguantar despierto mientras el tío se duerme escuchando las babosadas que uno suelta y sacándote un capital por no hacer nada, todo resuelto.
Del siquiatra saldrías silbando, bajo la sombra de los frondosos álamos del parque más cercano.
Pero…
¿Y si lo que de verdad tienes es conciencia de inferioridad?
Ahí se lió el lio.
Un suponer, eso de los políticos y la política, la conjunción más perniciosa que los dioses inculcaron a los hombres para que aprendieran que no todos somos iguales porque el que manda manda, y el que es mandado obedece.
¿Y esa diferencia es para siempre, tan eterna como el gazpacho?
--Casi porque si los obligados a obedecer ponen pié en pared y dicen hasta aquí hemos llegado, tienen que eliminarse entre ellos como en los partidos de futbol de la Copa y, cuando ya queden solamente dos, el que se cargue al otro es el que gana.
--Asunto ease complicado, ¿no le parece?
--Por ser complicado es entretenido y si además añades el asunto de las quinielas, es el cagalse.
--Se me ha ocurrido sobre la marcha, lo que demuestra mi innata genialidad: ¿y si se hicieran quinielas con la política?
--Te forras ineludiblemente que quiere decir de manera infalible, tan cierta como que de morir habemus.

lunes, 12 de agosto de 2019

EL EPIGONO


Si tuviera que explicarle a alguien de mi pueblo qué es un epígono le diría que es una escurridura, lo que pufo haber sido y no es ni lo será.
--Un quiero y no puedo, un metro de solo 55 centimetros.
Xacto.
Pues hoy, en medio de una de mis más ineludibles obligaciones, me espanté contemplando cómo un epígono de hombre humano, italiano por más señas, intentaba convencer a una tertuliana de inequívoco sexo femenino qué era ser mujer y lo que sentía y deseaba una mujer que fuera mujer.
--Ande usted ya…
---Despues de un rato de estupro (o estupor) conseguí recuperar los andares y ya vuelvo a caminar más derecho que un poste de telégrafos.
¿Y qué?
--Pues que si ese Fierabrás del trapicheo se las da con queso a los españoles, hay que salir de naja sin volver la cara para mirar atrás.
--¿Y a donde vamos?
--A donde haya gente más tonta que le española.
--Quedémonos pues en España.
--Quedémonos pues.                                                                     

jueves, 8 de agosto de 2019

OFF THE RECORD


Si no fuera porque ahora la gente habla de los fichajes del Real Madrid y no de las orejas que cortó El Renco, mal rebautizado “El Cordobés”, ésta España sería igual que la de hace medio siglo, parecida a la de antes de la guerra contra los moros.
--“Es que la de antes, la de ahora y la de después serán la misma España, la conocida por la España Eterna”.
Es cierto. España no cambia, como lo demuestra un análisis de malalechina realizado por un laboratorio.
--¿Español, o extranjero?
--Extranjero, naturalmente.
--Entonces lo creo porque, si el laboratorio hubiera sido español, seguro que el resultado habría sido el que le conviniera al gobierno.
--Oiga, que éste gobierno ha sido elegido por el pueblo.
--.Razón de más para mi  desconfianza. Soy parte de ese pueblo.
--¿De qué pueblo?
--Del español, pero no lo diga. Ese dato es off the record.
----Y eso ¿qué es?    
--Que como lo digas te parto las muelas.
--Eso sí que no, que me ha costado ponérmelas un dineral.      

jueves, 1 de agosto de 2019

OBSOLESCENCIA PROGRAMADA




Uno empieza a sospechar que la libertad de crítica a los gobiernos no es una conquista ciudadana, sino la muleta que el torero adelanta para que la cornee el toro, librándose así de sus cornadas.
En éstos aciagos dias en los que los ciudadanos han caído en la trampa de creer que eligen a los gobiernos entre las varias y contadas opciones que los que mandan les dan a elegir, siempre escogerán al que les parezca menos malo.
Porque el mejor gobierno de cada uno es el que uno mismo se procure, sin permitir que un ajeno administre tu propia libertad.
Porque el gobierno universal que se ha impuesto no es consecuencia del triunfo de la igualdad sobre la libertad, sino el de la universalización de la satisfacción de deseos.
Si todos los individuos de todas las razas en todos los países anhelan lo mismo, satisfacer esas necesidades incentivadas los tendrá satisfechos, que es la sensación que más se confunde con la felicidad.
Tener en lugar de ser es el objetivo de ideal igualitario en el que la persona debe despersonalizarse para, al tener lo que todos tengan, desaparezca la envidia que genera el descontento.
Marcado como objetivo tener en lugar de ser, si todos tienen lo mismo todos se sentirán iguales y los que tienen el mismo gusto, aspiran a los mismos satisfactores y no se diferencian en nada de los otros, serán tan felices como los demás.
Ni envidiarán ni serán envidiados, como a lo largo de la historia les ha ocurrido a los que no tienen y a los que tienen de sobras.
Marcado el objetivo de la felicidad en tener y no en ser, nada más natural que incentivar los deseos de tener para que  los seres humanos mutados en consumidores, sean felices si tienen lo que los demás tienen y desgraciados si les falta lo que a los otros les sobra.
El plan, para que se perpetuara, solo necesitaba controlar los deseos futuros de los que serán felices.
El reto quedó mas que superado gracias a la obsolescencia programada: objetos para que funcionen solo hasta que el fabricante haya determinado que sirvan, y tengan que ser reemplazados por otros que hagan la misma función.



sábado, 27 de julio de 2019

DE POLITICOS Y PROFETAS


     
  En aquellos tremendos tiempos idos, el hombre recurría a lo que dijera el más pirado de todos, el profeta, para saber lo que iba a ocurrir.
El resultado inexorable era que, como el profeta hablaba de una manera que nadie entendía, cuando pasaba lo que tenia que pasar los pillaba a todos en el retrete y con las bragas por las rodillas.
Un suponer: imagínense que a un pueblo que hablara un  idioma tan ininteligible como es para los españoles más torpes el acento andaluz, le dijeran: “Mane, techel, fares”.
Es lo que, se cuenta, apareció escrito en las paredes del salón del palacio de un rey de Babilonia que tenía encarcelados a los judios, uno de los cuales escribió después la historia.
--Entonces hay que dudar tanto de esa versión como de las que escribe El Pais  sobre Pedro Sanchez, que es el que los convida a molletes con manteca colorá.
Los españoles no andaluces, que parece que todavía llevan parte de la cáscara de huevo pegada el culo,  con ese tonillo de autosuficiencia con el que  disfrazan su desfachatez, sinónimo de inverecundia, contestarían “…venga ya…”.
El aire despectivo de la respuesta enmascara la ignorancia, sustentada en la cerrazon mental del que se defiende despreciando al que sabe que debería admirar.
--¿Y que paso con esas palabras raras?
--Pues que un sabio naturalmente judio,  que era el pueblo al que tenía esclavizado como a mujer del siglo XXI el gachó que daba el banquete, les explico la explicación del arcano.
En definitiva, les dijo lo que a él le convenía que creyeran lo que decía lo escrito en las paredes: que como no soltara a los judios que tenían presos se iba a enterar.
--¿Y los soltó?
-- Y hasta celebraron en adelante matrimonios mixtos, en los que los babilonios se casaban con judias, que estaban tan sabrosas como las habichuelas de los potajes.
--Si es que lo que ahora que hay de todo falta, son profetas.
--Los hay. Los llaman políticos y, como los profetas de antes, viven divinamente del cuento.